jueves, 27 de octubre de 2011

Bestia

Estuve un tiempo rondando en el colegio, con mi mente en blanco. Vi a una de mis profesora favorita, la salude y me distraje un poco hablando con ella.



-Bueno Azul- Dijo levantándose de donde estábamos charlando -Es hora de irme, que te vaya muy bien en el viaje, seras para siempre mi mejor estudiante- Me abrazo muy fuerte y se alejo.

Hoy todos se alejan, siempre lo han hecho pero hoy me ha dolido mas esa falta.

tome mis cosas del casillero y lo puse como desocupado si alguien mas lo quería, me despedí de los directivos y recorrí el largo pasillo donde todos los salones se conectaban me despedí de todo el lugar y salí directo a mi casa.

Al llegar solo tire mi bolso en el suelo y me lance a la cama, mi mente se lleno de recuerdos, de la vez que Johnny y yo nos conocimos de cuando pase mi primer momento vergonzoso en el colegio, eran tantos recuerdos que se me esfumaron enseguida y solo quedo aquella ultima mirada.

Las lagrimas que por rebeldes escaparon secando mi alma y me hicieron dormir profundamente. Mi alarma de repente sonó y desperté confundida, apague el despertador y me fui a asearme.

Al terminar me vestí lo mas cómoda y vuelo salia temprano así que me tenia que apurar un poco, tome mis zapatos deportivos con una sudadera negra y me amarre el cabello sin siquiera pensarlo. Oí las voces de mis padres así que baje con mi bolso de mano.

-Buenos días ¡¿ porque tan acelerados ?!- Pregunte curiosa como siempre.

-Hoy te vas hija, cuídate te extrañaremos mucho- Dijo mi mama sin dejarme respirar de lo fuerte que me abrazo, al terminar mi padre comenzó a hablar fue un proceso la despedida.

-Hija tranquila, si estas nerviosa relájate, no hables con nadie raro en el avión, no dejes nunca tus cosas mal puestas... etc- Si continuo jamas terminare.

Tome todas mis maletas y las lleve al auto, claro con ayuda de mi padre quien claro me iba a acompañar. Mi padre ya entro en el auto, pero preferí quedarme un minuto afuera para despedirme de lo que fue mi hogar hasta ahora, para evitar el llanto abrí la puerta rápidamente y entre en el auto.

-¡Acelera!- Dije enseguida y mi padre acelero sin preguntar mas, el camino estuvo muy cayado, esperaba que mi padre me dijera mas cosas pero lo único que hizo fue evitarme.

El viaje fue lento hasta el aeropuerto, salí del auto y mi padre llevo las maletas, yo solo entre sin siquiera despedirme y entregue mi boleto, me senté en mi asiento y me dormí con apenas ponerme cómoda.

El tiempo paso volando, no supe cuantas horas pasaron, me desperté y note que ya íbamos a descender algo que me da un poco de terror, pero intente relajarme.

Al fin termino el viaje, salí busque mis maletas y tome un taxi hasta el hotel mas cercano. Su recepcionista era algo amargada pero preferí no prestarle mucha atención, pedí una habitación cómoda no importaba lo caro ya que mi familia me dio mucho dinero para un mes, sumando mis ahorros de toda la vida.

En el pasillo del hotel habían muchos anuncios pegados, de los colegios, conciertos, cines. Pero lo que me enterizo leer fue el anuncio de mi nuevo colegio el cual decía que ya habían pasado tres días de clases.

-Ya me perdí los primeros días- Me dije a mi misma algo alterada -No quiero estar perdida, mejor me arreglo para ir.

Entre a mi habitación y deje mis maletas en un rincón, saque mi nuevo uniforme, una falda roja corta con unas botas de cuero negras y una blusa blanca manga corta. Entre al baño y me di una larga ducha, me lave el cabello y me lo arregle, me vestí y deje mis lentes de contacto en baño. Luego me los pongo.

Tome mi bolso y maquille mis ojos, vi la hora y note que faltaba solo 20 min para entrar a mi clase, así que me puse mi bolso de medio lado y salí rápidamente trancando la puerta.

Tome un taxi y di el nombre de mi colegio y se ubico rápidamente, el camino era muy corto desde el hotel, pude haberme ido caminando si quiera, pero sera solo por hoy.

Llegue completamente perdida, algo que no quería pero no podía evitarlo, pero en menos de un segundo un chico se me acerca, tenia el cabello liso y negro, es alto, delgado y se nota que se ejercita lo suficiente. El uniforme de lo chicos es muy elegante, una camisa blanca manga larga, una corbata roja y unos pantalones negros.

-Hola Azul, ¿por que te fuiste de Transilvania? - Pregunto, como si me conociera de toda la vida, mi cara debió incomodarle ya que estaba muy confundida.

-¿Disculpa te conozco?- Susurre mirando a todo mi alrededor.

-No lo creo pero yo si- Dijo dándole una palmada a mi hombro.

-¿Como?- Dije muy curiosa.

-Tus ojos te identifican, eres igual a mi- Dijo con una linda sonrisa de medio lado.

-¿Como igual a ti?- Dije aun confundida.

-Entiende que no eres normal- Dijo haciéndome caminar hacia el pasillo del colegio.

-Entonces que soy- Dije algo intrigada, esperaba una interesante respuesta de mi.

-Una bestia- Susurro tiernamente aunque la palabra era algo fuerte.

2 comentarios:

  1. ¡muy interesante! ¿como que bestia? ¡ya quiero leer mas! :D Un saludo

    ResponderEliminar